Como Hacer Alfajor de Miel en muy poco tiempo

como hacer alfajor de miel

 

En muchos países de América del Sur, la miel es muy usada para diferentes aplicaciones como en un té para endulzarlo, o como medicina para aliviar la tos o dolor de garganta.

 

En este artículo te mostraremos también como hacer alfajores con la miel. Si aún no los has probado, te dejamos la receta sobre como hacer un rico alfajor de miel.

 

Llevan muy poco tiempo, y los podemos compartir en un cumpleaños, una reunión familiar o de amigos.

 

 

Como hacer alfajor de miel, Ingredientes :

 

 

  • 100 grs. de miel
  • 250 grs. de azúcar
  • 2 huevos
  • 8 cucharaditas de aceite
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • Dulce de leche o mermelada
  • 2 a 3 cucharadas de azúcar impalpable

 

 

Cómo preparar el alfajor de miel :

 

 

  1. Colocamos en la batidora el azúcar y los huevos (o en un bol, para hacerlo a mano). Batimos bien y agregamos la miel, el aceite y el bicarbonato de sodio.
  2. Continuamos batiendo hasta lograr una masa de aspecto seco pero blanda. Pasamos a la mesada (rociada con aceite vegetal si quieres) y estiramos hasta dejarla de un centímetro de espesor, aproximadamente.
  3. Cortamos con un molde circular de 6 cm de diámetro para hacer alfajores convencionales, y con cuidado, los pasamos a una placa enmantecada.
  4. Los llevamos a horno 180 grados por pocos minutos, hasta que veamos que las tapas se secan un poco y la base apenas comienza a dorarse.
  5. Retiramos del horno y dejamos enfriar un poco, luego las pasamos a una rejilla, y esperamos hasta que estén frías y más duras.
  6. Cuándo están frías las tapas de los alfajores de miel, rellenamos en el centro con dulce de leche de tipo repostero (más espeso) o con la mermelada. Cerramos las tapas hasta que el dulce o la mermelada se asome a los lados, retiramos el excedente y hacemos rodar los contornos por el azúcar impalpable.

 

 

Te hemos mostrado como hacer alfajor con la miel.

 

Pero te vamos a dar un secretito…

 

Las tapas las podemos conservar en bolsas o frascos de cierre hermético hasta por 20 días, y quedan más ricas si las dejamos reposar toda la noche antes de comer, para que tomen el sabor y la textura perfecta.